Trastornos de Ansiedad

El trastorno de pánico es un trastorno de ansiedad. Causa ataques de pánico, los cuales son sentimientos repentinos de terror sin razón alguna. Es posible que también experimente síntomas físicos, por ejemplo:

  • Palpitaciones

  • Dolor en el pecho

  • Dificultad respiratoria

  • Mareos

Los ataques de pánico pueden suceder en cualquier momento y lugar, y sin señales de advertencia. Es posible que usted viva con temor de padecer otro ataque y evite los lugares donde ya tuvo uno. En el caso de ciertas personas, el miedo controla sus vidas y no pueden salir de casa.

Los trastornos de pánico son más comunes en mujeres que en hombres. Por lo general, se manifiestan por primera vez en adultos jóvenes. A menudo suceden cuando una persona padece mucho estrés. Muchas personas mejoran con tratamiento. La terapia puede enseñarle a reconocer y cambiar sus patrones de pensamiento antes de que le provoquen pánico. Los medicamentos también son útiles.

Trastorno de Pánico
Trastorno de Ansiedad Generalizada

Todos nos preocupamos por cosas como los problemas de salud, dinero o los problemas familiares. Sin embargo, las personas con trastorno de ansiedad generalizada se preocupan extremadamente por éstas y muchas otras cosas, incluso cuando hay poca o ninguna razón para preocuparse.

El simple hecho de lidiar día a día les causa ansiedad, y piensan que las cosas siempre saldrán mal. A veces, estas preocupaciones hacen que las personas con este trastorno no puedan realizar sus actividades diarias.

El trastorno de ansiedad generalizada se desarrolla lentamente, y suele comenzar durante la adolescencia o juventud. Los síntomas pueden mejorar o empeorar en distintos momentos, y con frecuencia empeoran durante momentos de estrés.

Es posible que las personas con el trastorno de ansiedad generalizad consulten con un médico varias veces antes de descubrir que tienen este trastorno. Les piden ayuda a sus médicos para dolores de cabeza o problemas para dormir, señales que acompañan los síntomas del trastorno de ansiedad generalizada. Sin embargo, no siempre obtienen la ayuda que necesitan de inmediato. Al médico le puede tomar algún tiempo asegurarse de que la persona tenga el trastorno de ansiedad generalizada en vez de otro problema médico. 

“Me preocupaba todo el tiempo por todo. No importaba que no hubiera señales de problemas, simplemente me sentía agitado. Tenía problemas para dormir por las noches, y no podía concentrarme en el trabajo. Me sentía enojado con mi familia todo el tiempo”.

“Consulté con mi médico y le conté que me preocupaba todo el tiempo. Mi médico me mandó a ver a alguien que sabe sobre el trastorno de ansiedad generalizada. Ahora estoy tomando medicamentos y trabajando con un consejero para enfrentar mejor mis preocupaciones. He tenido que trabajar mucho, pero me siento mejor. Me alegro que le hice esa primera llamada al médico”.

Psiquiatría Xalapa

Medicos Especialistas en Psiquiatria.

Egresados del Instituto Nacional de Psiquiatría

Xalapa, Veracruz.

  • w-facebook
  • Twitter Clean
  • w-googleplus